23 de mayo de 2016

Reseña: Buscaré el océano



Autor/a: Carrie Ryan
Saga: El Bosque de Manos y Dientes
Nº de págs: 368
Editorial: Montena
ISBN: 9788484418825














En el mundo de Mary hay algunas verdades incuestionables: la Hermandad sabe más que nadie; los Guardianes protegen y sirven; los Condenados no se rinden nunca. Y hay que tener mucho cuidado con la alambrada que protege a sus habitantes del Bosque de Manos y Dientes. Sin embargo, poco a poco estas verdades dejan de convencer a Mary. Aprende cosas que habría preferido no saber nunca sobre la Hermandad y sus secretos, y sobre los Guardianes y su poder. Y, cuando se rompe la alambrada y su mundo se ve sumido en el caos, aprende cómo son los Condenados y hasta dónde llega su avidez insaciable. Ahora tiene que elegir entre su aldea y su futuro, entre la persona a quien ama y la persona que la ama. Y debe enfrentarse a la verdad sobre el Bosque de Manos y Dientes. ¿Es posible que exista vida más allá de un mundo rodeado de tanta muerte?




Este libro podría describirlo con tan solo una palabra: decepcionante. Lo empecé con bastantes ganas pues había oído muy buenas críticas, así que decidí darle una oportunidad. Creo que nunca había estado tan de mala leche al acabar un libro, quería tirar -literalmente- el libro por la ventana. Aunque vamos a poner las cosas claras.

A Mary su vida siempre le ha parecido sencilla: los Guardianes protegen la alambrada, la Hermandad salvaguarda la fe y todo ciudadano debe asegurar la supervivencia de la raza humana. Este punto de partida hizo que me picara la curiosidad, más que nada porque creo que nunca llegué a leerme la sinopsis y, vamos, ¿un libro de zombies? Eso tenía muy buena pinta. Un comienzo bastante prometedor, pues nos encontramos con un mundo que no solo se encuentra infestado de condenados, sino que han transcurrido décadas desde la civilización tal y como la conocemos ¿Qué ha ocurrido? ¿Y el resto de la civilización? ¿Hay cura? ¿De verdad son los únicos que quedan? Éstas son preguntas que el lector se plantea al inicio del libro y que, tras casi 400 páginas, quedan sin respuesta. Es bastante frustrante, llegué a la última página con la sensación de que aunque había mucha acción durante buena parte de la trama, en realidad no había pasado nada. Mucho ruido y pocas nueces.
Algo que también hay que mencionar es la narrativa. Dejando aun lado el argumento, no fui capaz de leer a gusto pues para mí está mal contado. Más que eso, me pareció que la autora se expresaba mal. La historia está narrada desde el punto de vista de la protagonista, Mary, aunque más bien podría ser solo sus pensamientos, pues carece prácticamente de diálogo. Podría decirse que la narración es un extenso monólogo sobre las reflexiones de la protagonista a lo largo de la historia.
"¿Quiénes somos sino las historias que transmitimos?"
Apenas profundiza en los personajes; a la única que nos deja conocer es a Mary. Nuestra protagonista es una chica que en el punto de partida, en su futuro solo ve tres salidas: casarse y afianzar la supervivencia de la raza humana, quedarse en casa de su hermano -si este se lo permite, ojo al dato- y ayudarle a él y a su mujer con los futuros niños de la pareja, o entrar en la Hermandad y servir a la fe.
Este personaje está un tanto obsesionado con el océano; su madre siempre le ha contado durante toda su vida historias sobre el océano y su única obsesión es poder llegar a él algún día. A mi parecer, esta obsesión le hace ser de lo más egoísta que he vito en mucho tiempo.
En cuanto al resto de personajes, como ya he mencionado, son bastante planos. Sinceramente, de lo poco que la autora deja entrever, no se salva ni uno. No voy a entrar en detalles porque no es relevante, pero solo decir que en más de una ocasión me ha apetecido tirar el ebook por la ventana.

En definitiva, Buscaré el Océano es un libro con una trama prometedora la cual va decayendo según van pasando las páginas, y con un final totalmente precipitado e innecesario.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada